La Banda del Carro Rojo, Los Tigres del Norte

1 Comentario

Dicen que venían del sur
en un carro colorado
traían cien kilos de coca
iban con rumbo a Chicago
así lo dijo el soplón
que los había denunciado

Ya habían pasado la aduana
la que esta en El Paso, Texas
pero en mero San Antonio
lo estaban esperando
eran los rinches de Texas
que comandan el condado

Una sirena lloraba
un emigrante gritaba
que detuvieran el carro
para que lo registraran
y que no se resistieran
porque si no los mataban

Surgió una M-16
cuando iba rugiendo el aire
el faro de una patrulla
se vio volar por el aire
así empezó aquel combate
donde fue aquella masacre

Decía Lino Quintana
esto tenía que pasar
mis compañeros han muerto
ya no podrán declarar
y yo lo siento sheriff
porque yo no se cantar

De los siete que murieron
solo las cruces quedaron
cuatro eran del carro rojo
los otros tres del gobierno
por ellos no se preocupen
irán con Lino al infierno

Dicen que eran del Cantil
otros que eran del Altar
hasta por ahí dicen muchos
que procedían del Parral
la verdad nunca se supo
nadie los fue a declarar

Persecución de Villa, Antonio Aguilar

1 Comentario

En nuestro México, Febrero23
dejo Carranza pasar americanos
10,000 soldados, 600 aeroplanos
buscando a Villa por todo el país

Comenzaron a echar expediciones
los aeroplanos comenzaron a volar
por distintas y varias direcciones
buscando a Villa, queriéndolo matar

Los soldados que vinieron desde Texas
a Pancho Villa no podían encontrar
muy fatigados de 20 horas de camino
los pobres hombres se querían regresar

los de a caballo no se podían sentar
y los de a pie no podían caminar
entonces Villa les pasa en su aeroplano
y desde arriba les dijo good bye

Viva Villa!!, si señores

Comenzaron a lanzar los aeroplanos
entonces Villa un gran plan les formo
se vistió de soldado americano
y a sus tropas también las transformo

En nuestro México, Febrero 23
dejo Carranza pasar americanos
10,000 soldados, 600 aeroplanos
buscando a Villa por todo el país

Los Tigres del Norte, La Banda del Carro Rojo

Sin comentarios

Dicen que venían del sur
en un carro colorado
traían cien kilos de coca
iban con rumbo a Chicago
así lo dijo el soplón
que los había denunciado

Ya habían pasado la aduana
la que esta en El Paso, Texas
pero en mero San Antonio
los estaban esperando
eran los rinches de Texas
que comandan el condado

Una sirena lloraba
un emigrante gritaba
que detuvieran el carro
para que lo registraran
y que no se resistieran
porque si no los mataban

Surge un M-16
cuando iba rugiendo el aire
el faro de una patrulla
se vio volar por el aire
así empezó aquel combate
donde fue aquella masacre

Decía Lino Quintana
esto tenia que pasar
mis compañeros han muerto
ya no podrán declarar
y yo lo siento sheriff
porque yo no se cantar

De los siete que murieron
solo las cruces quedaron
cuatro eran del carro rojo
los otros tres del gobierno
por ellos no se preocupen
irán con Lino al infierno

Dicen que eran del Cantil
otros que eran del Altar
hasta por ahi dicen muchos
que procedian del Parral
la verdad nunca se supo
nadie los fue a declarar

Daniel del Fierro, Ramón Ayala y Elíseo Robles

Sin comentarios

Vídeo filmado en en Texas en 1987, la canción se llama Daniel del Fierro y es interpretada por Ramón Ayala y Elíseo Robles.

De la persecución de Villa

2 Comentarios

Patria México, febrero veintitrés,
dejó Carranza pasar americanos:
dos mil soldados, doscientos aeroplanos,
buscando a Villa, queriéndolo matar.

Después Carranza les dijo afanoso:
si son valientes y lo quieren combatir,
concedido, les doy el permiso,
para que así se enseñen a morir.

Comenzaron a echar expediciones,
los aeroplanos comenzaron a volar,
por distintas y varias direcciones,
buscando a Villa, queriéndolo matar.

Los soldados que vinieron desde Texas
a Pancho Villa no podían encontrar,
muy fastidiados de ocho horas de camino,
los pobrecitos se querían regresar.

Los de a caballo ya no se podían sentar,
más los de a pié no podían caminar;
entonces Villa les pasa en su aeroplano
y desde arriba les dijo: Gud bay.

Cuando supieron que Villa ya era muerto,
todos gritaban henchidos de furor:
ahora sí, queridos compañeros,
vamos a Texas cubiertos con honor.

Mas no sabían que Villa estaba vivo
y que con él nunca iban a poder;
si querían hacer una visita
hasta la sierra lo podían ir a ver.

Comenzaron a lanzar sus aeroplanos,
entonces Villa, un buen plan les estudió:
se vistió de soldado americano
y a sus tropas también las transformó.

Mas cuando vieron los gringos las banderas
con muchas barras que Villa les pintó,
se bajaron con todo y aeroplanos
y Pancho Villa prisioneros los tomó.

Toda la gente de Chihuahua y Ciudad Juárez
muy asombrada y asustada se quedó,
sólo de ver tanto gringo y carrancista
que Pancho Villa sin orejas los dejó.

Que pensarían los “bolillos” tan patones
que con cañones nos iban a asustar;
si ellos tienen aviones de a montones
aquí tenemos lo mero principal.

Todos los gringos pensaban en su alteza
que combatir era un baile de carquís,
y con su cara llena de vergüenza
se regresaron en bolón a su país.