Vicente Fernández, El Regalo

Sin Comentarios

De corazón de chamaco
y de estampa primorosa
mas que mi cuaco de estima
era para mi otra cosa
mi amigo mi confidente
en los triunfos y derrotas

Haya en Jojutla
me encontré al jefe Zapata
se enamoro de mi cuaco
al mirar su fina estampa
y yo le dije mi jefe
tómelo para la causa

Para la patria mi vida
por eso di mi caballo
el se paraba derecho
al sentirse en otras manos
me hablaba con relinchidos
cuando yo me fui llorando

música, música, música

Yo le serví de pilmama
por que se quedo sin madre
murió la yegua en el parto
y en mis brazos pudo criarse
yo lo quise como a un hijo
y el a mi como a un padre

Por eso me dolió el alma
cuando se lo di a Zapata
yo no tuve hijos de sangre
para darlos a la patria
por eso di mi caballo
y con el también el alma

Después de servir bonito
en los campos de batalla
lo mataron en combate
en la cercanías de Cuautla
y así termino el potrillo
que le regale a Zapata

Deja una respuesta

Debes iniciar sesión para comentar un artículo.