Nuevas Mañanitas al Estado de Morelos (Triste despedida de Emiliano Zapata)

Sin Comentarios

Autor: Eduardo Guerrero

Las cosas iban subiendo
y van bajando otra vez
y entre balas y cañones
pasaba un mes y otro mes.
Unas cosas existieron
que alguno desbarató
y otras que no se podían
se pudieron de a montón
y luego aquello acabó.
Todos sabemos la historia.
Nos la dijeron de chicos
y alguno hasta lloró.

Voy a cantar un gustito
que vale la pura plata,
donde les doy la noticia
de la muerte de Zapata.

¡Adiós, montes del Ajusco
adiós, cerros del Jilguero,
adiós, montañas y cuevas
donde anduve de guerrero!

Me trataron con respeto
todos mis soldados leales,
para ellos no había tormento.
Adiós, firmes generales.

Adiós, muy heroica ,
adiós torres de
adiós las de Tenepantla,
pues ya nunca nos veremos.

Adiós los que me ayudaron
los nueve años de batalla,
en que nos vimos cubiertos
por la terrible metralla.

Adiós, mi señora madre,
adiós, todos mis chamacos,
adiós, todos mis amigos,
les encargo a mis muchachos.

Muerto está ya el guerrillero
que a ninguno respetó,
pues a y
bastante guerra les dio.

Hoy de todos se despide
con tristísima amargura
y pide que no lo olviden
en su oscura sepultura.

Deja una respuesta

Debes iniciar sesión para comentar un artículo.