El Siete Leguas

Sin Comentarios

Siete Leguas el caballo
que más estimaba.
Cuando oía silbar los trenes
se paraba y relinchaba.

En la estación de Hirajuato
cantaban los horizontes,
allí combatió formal
la Brigada Bracamonte.

Oye tú
que dice tu corazón.
Ya no te acuerdas, valiente,
cuando tomaste a ,
ya no te acuerdas valiente
que atacaste a Paredón.

Como a las tres de la tarde
silbó la locomotora.
¡Arriba Villa, muchachos,
suban la ametralladora!

Adiós torres de ,
adiós torres de Pantera.
Ya vino Francisco Villa
a quitarles la frontera,
ya llegó Francisco Villa
a devolver las fronteras

Deja una respuesta

Debes iniciar sesión para comentar un artículo.