Corrido de Marciano Silva

1 Comentario

Horas tan tristes que a mi corazón lastiman.
Por la noticia tan atroz que recibí.
De un fiel amigo persona de alta estima
Marciano Silva que ha dejado de existir.

Su gran musa ha enmudecido para siempre.
No volveremos a encontrarla ya jamás.
A Dios le pido su descanso humildemente.
Y en su gloria inaccesible goce en paz.

Seis de febrero fue la fecha en que murió
el gran Versista y poeta de ,
recuerdos gratos para siempre nos dejó
él como vate fue la honra en nuestro suelo.

No hay quien se acuerde ni mencione ya su nombre,
del paladín de las hazañas de .
Para el olvido la memoria de los hombres
que en otro tiempo le sirvieron a su patria.

Como poeta fue la honra de Morelos
y luchador de los ideales libertarios.
Como hombre grato le consagro mis recuerdos
y así lo harán los compañeros de mi Estado.

La triste fecha del año cuarenta y cuatro
con letras de oro en mi memoria escrito está.
Sólo recuerdos en el alma hechos muy gratos
del gran versista que en su tumba duerme en paz.

No volveremos a encontrar a don Marciano
por más que ufanos lo busquemos por doquiera,
salió de viaje y tal vez sería de Arcano
el separarse de este mundo de miserias.

Todos sus cantos de renombre los conservo
y los publico con ahínco y voluntad,
porque nacieron de la mente de un cerebro
que fue versista y trovador en realidad.

Ahora resultan trovadores por doquiera
y cantadores afamados de cartel,
y Salomones que prosiguen en sus huellas
soñando grato ese su indigno proceder.

Esos modernos han querido superar
aquellos hombres que estudiaron en colegio,
y al mismo tiempo no han sabido respetar
a las lumbreras que nacieron de talento.

Pero en mi mente para siempre vivirán
aquellos hombres de saber y de elocuencia,
que fueron la honra y supieron respetar
porque pudieron ser la llave de la ciencia.

Nunca jamás olvidará que don Marciano
fue distinguido entre los grandes trovadores.
Mi gratitud que fui por él condecorado
hoy le deploro en mis humildes renglones.

Fui publicista y lo seré mientras yo viva
y sus cantares en mi mente los conservo,
sus dignos versos y aquellas hermosas rimas
como un santuario las consagro como debo.

Tal vez mañana que en el mundo ya no exista
porque la parca traicionera me arrebate,
en grandes páginas su historia quede escrita
por un humilde trovador escaso de arte.

Jamás olvido que fui bastante estimado
y sus afectos siempre a mí consagró,
hoy que no existe mi maestro don Marciano
me encuentro solo como Friano en la ocasión.

Solo he quedado y con tristeza me despido
a esta plegaria aquí le doy su conclusión,
estos renglones los dedico a un fiel amigo
que fue poeta y un grande trovador.

Suplico entienda el auditorio que me escucha
lo que en mis versos he venido a publicar,
soy el autor y mi lugar solo lo ocupan
mis publicistas en el arte de cantar.

Aquí termina ya por fin mi triste historia
sabrán ustedes que no soy un soñador,
solo dedico este recuerdo a la memoria
de un hombre ilustre que en Morelos sucumbió.

1 Comentario (+Añadir un comentario)

Deja una respuesta

Debes iniciar sesión para comentar un artículo.