Corrido dedicado a Zapata

2 Comentarios

Música y Letra: Matías Cruz Arellano.

Preclaros días de mi Patria mexicana
abre el santuario de mi propio corazón,
para aplaudirle la cumbre de su fama
por que merece este humilde galardón.

Con amor como un átomo del alma
para llevar hacia el cielo una oración,
con tu mano derecha cuya fama
atrás de Huerta es la revolución.

En los Altares de la Patria está Zapata
una bandera agrarista en su poder,
será el código agrario de la Patria
que el latifundio tendrá que obedecer.

Amador Salazar, Felipe Neri,
Gabriel Mariaca y Genovevo de la O,
el ejido de la tierra que le quiere
porque sobre él, su sangre se regó.

El Estado de Guerrero dio sus hombres
para la causa fue grande bendición,
Rosa Bella, Figueroa y otros nombres
Samuel, Valente, Agrarista Castrejón.

En los Altares de la Patria está Zapata
una bandera agrarista en su poder,
el código agrario de la Patria
los latifundios tendrán que obedecer.

El Corrido de los Rebeldes de Chinameca

1 Comentario

La hacienda de Chinameca 
sobresaltada tembló, 
al ver que ya por Huichila 
derribaban el portón.

Fue un veintinueve de mayo 
después de que el sol salió, 
a los patios de la hacienda 
Zapata esforzado entró.

Hacienda de Chinameca, 
¿dónde estará tu patrón? 
En las trojes de la hacienda 
está del indio el dolor.

El odio del indio es justo, 
justo y santo su furor... 
Zapata lo ha comprendido, 
Zapata el libertador.

En la hacienda se encontraron 
de parque una dotación 
y cuarenta rifles "savages" 
que la guerrilla incautó.

De nuevo siguen la marcha 
que en Tepexco descansó; 
en Amayucan, Tepepa, 
cerca de la población.

¡Valientes los zapatistas! 
¡Qué denodado su ardor! 
Sin armas y sin provisiones, 
Jonacatepec los vio.

En cambio los federales... 
-¡pobre engañado "pelón"!-
toda la noche combaten 
contra de la insurrección.

Zapata la retirada 
en vista de esto ordenó; 
Felipe Neri la cubre, 
con inaudito valor.

Con Morales, con Navarro, 
Felipe Neri, en reunión, 
con Juáregui y con Omañan, 
ya Zapata el redentor.

Los jacales y las milpas, 
sacudieron su clamor... 
¡Viva Emiliano Zapata 
de los indios defensor!

¡Viva Emiliano Zapata!
El campo ensancha su voz... 
viene este grito a los valles 
y en los riscos se prendió.

Los indios, los niños indios, 
los que crecen al dolor 
de uncir su vida a las siembras, 
lo ven pasar con amor.

Zapata lleva anhelante 
su grito de redención, 
la tierra lo mira fuerte 
y sereno junto al peón.

La Toma de Cuautla por González

1 Comentario

Autor: Samuel Lozano.

(Bola)

Nobles ciudadanos vengan a escuchar
lo que traigo en mi memoria,
de lo que pasó en Cuautla Morelos
que es una cosa notoria.

El ocho del mes de mayo
de mil novecientos once
hubo una acción en Morelos
la cual mi patria conoce.

Fue ese día muy renombrado,
un viernes por la mañana
rompieron el sitio hacia el poniente
toditos los federales.

En el barrio del Calvario
el paso estaba cerrado,
pues el quinto Regimiento
estaba muy bien armado.

Todo el regimiento con mucho valor
tomaron colocación
unos en el Hotel de San Diego
y otros hasta la Estación.

Los maderistas se hallaban
en la iglesia de San Diego
y al ver a los federales
en el acto hicieron fuego.

En la azotea del hotel San Diego
habían perdido muchos soldados,
y huyeron pronto del fuego
rumbo al centro bien fogueados.

Los maderistas avanzando
tiraban con dinamita,
las paredes horadando
hasta llegar a la Ermita.

El quinto Regimiento se hallaba en el Centro
todos bien atrincherados,
y estaban tirando por las bocacalles
creyéndose asegurados.

Los federales peleaban con mucho valor
que en ese Cuautla Morelos
tan pronto habían de perder.

Emiliano Zapata con toda su gente
con brío empezó a avanzar,
gritando, muchachos, tiren sin temor
que les vamos a ganar.

Empezaron a arrojar
unas bombas explosivas
sobre los pobres soldados
desde las partes de arriba.

Por fin han peleado con mucho
denuedo los de tilma y de huarache
sobrenombre vago que le puso
al pueblo el periodista Fernández;
el calzón le ha dado al pantalón
ejemplo de valor en este lance,
y el botín realzado noble y caballero,
perdió en compañía del traje.

Según la ley constituida
por el demócrata Juárez,
no hay jerarquías en la vida,
toditos somos iguales;
el ropaje es una insignia
de aparentes cualidades,
es nobleza por encima
y por dentro necedades.

¡Oh! grandes Aquiles de la raza azteca
quisiera ser un Homero
y en poesías sublimes cantar las
proezas de vuestros hechos guerreros
mas mi pluma humilde sólo se concreta
a ensalzarlos con esmero,
pues este que escribe no es un grande poeta,
sino un pobre parrandero.

En el altar del Olvido se ponga
esta inscripción,
con letras de oro esculpido
para que vea la Nación:
Sufragio libre efectivo
y muera la Reelección,
que es lo que nos ha traido sangre,
fuego y destrucción.

Muchos soldados murieron
allí, del quinto Regimiento,
era aquel un sitio muy triste
con tanto herido y lamento.

Se huyó el resto de soldados
a refugiarse en las casas
del señor don Juan Narganes,
y de Dámaso Barajas.

Otros llegaron a la Estación
metiéndose a los furgones
tratando de escapar su vida
de los malos ofensores.

Allí los encontró el enemigo
que fiero los perseguía,
y los pobres soldados lueguito se dieron
y allí terminó su día.

Bañaron de gasolina
los furgones donde estaban
los prendieron sin fijarse
en los gritos que ellos daban.

Los pobres soldados ya chamuscados,
pues la lumbre los quemaba,
así acabaron los pobres sus días,
su deber se los mandaba.

Todos los pobres soldados
convirtiéronse en ceniza
y fueron sus restos tirados
en los campos de Cuauhuistla.

También un pueblo llamado Cuauhtlixco,
en las cercanías de Morelos
pasado el tinaco del ferrocarril,
fue el panteón de esos guerreros.

Abandonaron la plaza
pocos de aquellos soldados
pues que muchos prisioneros
fueron después fusilados.

De esta manera tan triste
entró Zapata a Morelos,
saqueando comercios ricos
e incendiando hasta los cerros.

Estas hazañas terribles
traen las guerras intestinas,
en que la sangre de hermanos
corre por causas mezquinas.

En fin, señores, me voy
y me despido con afán,
si no les hubo agradado
las faltas perdonarán.

El Rebelde de Morelos

1 Comentario

Autor: Marciano Silva.

Soy rebelde del Estado de Morelos
que reclamo las promesas de San Luis,
soy rebelde y lucharé contra Madero
porque al fin nada ha llegado a cumplir.

Con mi “huincher”, mi caballo y dos cananas
y de escudo la Virgen del Tepeyac,
he de hacer que se respete el Plan de Ayala
o que sucumba cual valiente liberal.

Mi baluarte es la montaña y no lo niego
y mi nombre Zapatista habrá de ser;
ante un grupo de pelones no me arredro;
mientras tenga “treinta treinta” he de querer.

Pero si mi suerte me es adversa
o sucumbo por desgracia en la montaña,
moriré, pero aclamando con firmeza:
¡vivan los héroes del Sur! ¡viva Zapata!

Corrido de Alejandro Casales

1 Comentario

Autor: José Muñoz Cota.

Nos mataron a Casales
-valiente como el mejor-,
hace tiempo que Casales
en armas se levantó.

Vinieron los federales.
A pesar de su valor,
como eran muchos, Casales,
no pudo más y perdió.

Quemó todos sus cartuchos,
hasta el último quemó.
Rodó como rueda el trigo
al golpe segador.

Lo colgaron. Verde tronco.
Su cuerpo fuerte osciló.
Como rama que se troncha,
así Casales murió.

El viento vino hasta el cuerpo.
Vino el viento y lo azotó.
Cuerpo renegrido y fuerte
que en el aire penduló.

Lo vieron los caminantes
con silencioso pavor.
Pasó el indio la vereda,
sin decirlo, saludó.

Los zopilotes trazaron,
sus círculos en redor.
Pájaros sepultureros
de anochecido cotón.

La lluvia hasta el cuerpo vino,
sus alfileres clavó.
Cuerpo del hombre insurgente
que en el árbol se meció.

Y no quedaron conformes.
Ya muerto, fuego ordenó
algún oficial infame
indigesto de Nerón.

Y lo quemaron ya muerto.
Casales muerto alumbró
como llama de fogata.
La sombra se iluminó.

El fuego miró de lejos
atormentado el peón,
pues, al quemarse Casales,
alumbraba su dolor.

Casales fue de los nuestros:
ancho sombrero, calzón;
si tuvo carne morena,
blanco fue su corazón.

Levanta la cara, amigo.
Ya Casales se quebró.
¿No conociste a Casales?
Era franco y decidor.

Al árbol vino la aurora,
el cuerpo obscuro lavó.
Aurora de manos finas
que su cuerpo acarició.

Al árbol vino la tarde.
Al oído susurró
sus fatigas de venado
que por el campo corrió.

Al árbol vino la noche,
la noche que lo enlutó.
La noche de pasos húmedos
su tristeza humedeció.

Mañana vendrá la aurora.
Será la liberación.
Bajaremos a Casales.
Puede que lo baje yo.

Ya mataron a Casales.
¡Viva la Revolución!
Por Axochiapan se acerca
Zapata, el libertador.

Página anterior Siguiente página