El Gringo y el Mexicano, Los Tigres del Norte

1 Comentario

Cipriano y Rosa Maria
dejan a su hijo encargado
y como espaldas mojadas,
se cruzan pa’l otro lado.

Pronto, encontraron trabajo,
por el rumbo de McAllen.
Ella es muy joven y hermosa,
y el de los hombres que valen.

Al gringo, dueño del rancho,
le gusta la hembra al instante.
Fue por temor o amenaza
pero la hizo su amante.

Alguien le avisa a Cipriano,
y este como fiera herida,
con un puñal en la mano,
les quita a los dos la vida.

Mata primero al gabacho,
ella asustada gritaba,
si no le daba mi cuerpo,
la inmigración nos echaba.
Pero Cipriano, juzgando,
de su mujer se vengaba.

Estuvo veinte años preso,
hoy al cruzar la frontera,
en el lado mexicano,
un hombre joven lo espera.

Padre, le dice al mirarlo.
Lo estrecha contra su pecho,
lo que le hizo a mi madre,
le juro que esta bien hecho,

Yo a usted ya le he perdonado
sin odio y sin egoísmo.
Si una mujer me traiciona,
también yo le hago lo mismo.
Ya les cante la tragedia de un mexicano y un gringo.

El Tahur, Los Tigres del Norte

1 Comentario

Martín Estrada Contreras un tahúr profesional
lo respetaba la gente porque jugaba legal
era pa’ todos derecho sabia perder o ganar
pero una joven hermosa le llego al corazón
el la convierte en su esposa ante el altar del señor
es para el una rosa de su jardín linda flor.

Al pueblo llego un fulano que a Martín vino a buscar
pero Martín perdió todo ya no tenia que apostar
si quieres mirar mis cartas tienes que pagar por ver
Martín contesta sereno te apostare a mi mejer
tenía una mano segura sabia que no iba a perder.

Se destaparon cuatro ases se sintió Martín morir
del juego así son las leyes hay que aprender a sufrir
tenia un pokar de reyes no había ni que discutir
Martín salio como un rayo y en dos horas regreso
su esposa iba a su lado, todo en silencio quedo…

Pa’ mi las deudas del juego
son siempre deudas de honor
te entrego lo que mas quiero
pero te la entrego muerta
aun que me destroza el alma de sentimiento y dolor.

Se oyeron dos fogonazos
de dos balas expansivas
primero mato a su amada
después se quito la vida.

El Caballo Chamacuz, Los Tigres del Norte

1 Comentario

En los festejos de mayo
de un año que ya paso
andaban dos enemigos
esperando la ocasión
en carreras de caballos
la muerte los sorprendió

No hallaban como ofenderse
Adán le dice a Jesús
juego mi caballo el alce
contra de tu chamacuz
si tienes con que apostarle
si no te presto una luz

Ahí van 50 mil pesos
Jesús se los aventó
si no te alcanza con eso
traigo otro polvo mejor
a mi háblame a lo derecho
no andes nomas de hablador

Se realizo la carrera
el chamacuz la gano
Jesús le dice a García
no tienes algo mejor
si quieres rifar la vida
eso lo haremos tú y yo

Adán saco su pistola
tres tiros le dio a Medel
al ver que su amo caía
aquel caballo tan fiel
se le fue encima a García
y le reventó la sien

no supo la policía
que hacer
con el chamacuz
el que al matar a García
vengo a su amo Jesús
los dos perdieron la vida
en aquel día de la cruz

Los Tres Amigos, Los Tigres del Norte

1 Comentario

Cantaremos Un Corrido
De Tres Amigos Sinceros
Que Se Miran Como Hermanos,
Porque Ellos Lo Han Demostrado,
En La Frontera Les Temen
Y Siempre Andan Bien Armados.

Carlos Dice No Lo Niego
Me Gusta Ser Pistolero,
Me Gustan Mucho Las Hembras,
De Miguel Siempre Se Ha Dicho,
Ese Hombre Es Como Una Fiera,
Pedro Muere Donde Quiera.

Miguel Es Hombre Que Viene
Del Merito Michoacan,
Carlos Radica En Laredo
Es Hombre A Carta Cabal,
Pedro Nacido En Reynosa,
Nunca Se Sabe Rajar.

Una Vez Los Persiguieron,
Llevaban Un Contrabando,
Con Parque Y Armas De Fuego,
Metidos Estamos Todos,
Hay Que Seguir Adelante,
Nunca Hemos Tenido Miedo.

Ya Llegando A La Garita,
Carlos Le Dice A Miguel,
Presiento Es Una Celada,
Y Es De Ese Chino Maldito,
Salte Fuera Del Camino,
Nos Daremos La Escapada.

El Jefe De Policía,
Grita A Los Grandes Amigos,
Rindanse Ya Traficantes,
Manos Arriba Al Salir
Que Les Doy Treinta Segundos,
Por Si Es Que Quieren Vivir.

Carlos Ya Desesperado,
Le Dice A Pedro Y Miguel,
No Vamos Ir A Prisión,
Carlos Jala La Espoleta
Y Al Activar La Granada,
Se Provoca La Explosión.

Y Así Termina El Corrido,
De Estos Tres Grandes Amigos,
Que Fueron Muy Conocidos,
Y Respetados También,
Sus Nombres Nunca Lo Olviden,
Pedro Carlos Y Miguel

La Muerte de Torres Burgos

1 Comentario

Autor: José Muñoz Cota

Seguro que ha sido el diablo
quien prendió la discusión.
Palabras de filo agudo
que la amistad les cortó.

Torres Burgos, con Tepepa,
malas palabras halló.
Torres Burgos fué valiente;
no era Tepepa inferior.

Decidieron despedirse.
Fuerte viento los reunió
y otro viento los separa
al golpe de la pasión.

Camino a Moyotepec,
Torres Burgos caminó.
Sus dos hijos lo acompañan
respetando su furor.

Ya no tienen alimento.
i Ay ! que todo les faltó.
Torres Burgos, un descanso,
en Rancho Viejo ordenó.

- Barranca de negros pasos,
profunda como un dolor.
Dolorosa y tan profunda
como el indiano clamor -.

Doce años apenas tiene
Alfonso, el hijo menor,
y Torres Burgos lo manda
con rumbo a la población.

- Llégate a Villa de Ayala.
Consíguete provisión
de bastimento y de parque,
que ya todo se acabó.

-Barranca turbia, sombría,
negra como maldición.
i Cuántas veces escondiste
las amarguras del peón !-.

El niño sigue valiente;
lo va escoltando su voz,
diciendo del indio huraño
la polvorienta canción.

Camino a Tlaltizapán,
iba con paso veloz,
cuando con grito estridente,
i alto ! la escolta gritó.

Eran las fuerzas de Rojas.
Xavier Rojas lo llamó.
-¿En dónde está el viejo Burgos?-
Melosamente inquirió.

-Nada le haremos si dices-
Xavier Rojas prometió.
Alfonso tiene doce años.
No lo culpes si aceptó.

Acompañado de Alfonso,
Xavier Rojas lo encontró.
Allí murió Torres Burgos,
la tropa lo acribilló.

Así murieron sus hijos
y su asistente mejor.
Las balas cortaron, ciegas,
la vida del precursor.

Página anterior Siguiente página