EL QUINTO DE ORO

Sin comentarios

Lo que es el quinto Regimiento nunca pierde; no
decían los de ése Batallón
cuando a Morelos dispusieron los rebeldes
sitiarlos en la ocasión
sobre las torres y azoteas se veían alegres,
haciendo alarde de instrucciones
porque pensaban que entrarían pero muy breve
toditos en montón.

Nosotros somos disciplinados,
decían con grande satisfacción,
no pistoleros como estos vagos
huamuchileros sin instrucciones,
nosotros somos condecorados
los más valientes de la nación
y el azote de los malcriados
que se han lanzado a la rebelión.

Lo que es aquí no se pasean
como allá en Chiautla no,
con música y fina atención;
porque los hombres que defienden
esta plaza, son de purito León
lo que es aquí con la ametralladora basta
para hacerles su recepción,
y si no corren ya verán lo que se sacan
los indios en la ocasión.

Pobres pelones, tal vez pensaban
que aquí los indios iban a huir,
nomás al ver relumbrar las armas
o al oír los toques de su clarín
pobres pelones, del quinto vayan
y cuenten a otros que por aquí
nomás tres piedras, porque la fama
que hay Zapata no tiene fin.

Era imposible que perdieran nombre y fama, no
los rebeldes de esta región,
porque llevaban a la reina soberana, sí
de nuestra fiel nación;
por eso siempre cuando entraban en campaña, sí
decían con grande veneración
¡Viva la Patria!, ¡Viva la Guadalupana!
y muera la reelección.

Adiós el quinto de oro afamado,
mi pueblo llora tu proceder
pues prometistes el ampararnos
y al fin corriste, qué hemos de hacer
en otras partes habías triunfado,
pero aquí en Cuautla no sé por qué
los calzonudos te corretearon
porque con ellos tan sólo tres.

Versión según Gilberto Vélez

Pobre “Quintito” de oro afamado
no sé cuál era tu proceder
en otras partes habías triunfado
pero aquí en Cuautla no sé por qué.

Nos prometiste el ampararnos
pero corriste, qué hemos de hacer.
Te corretearon los calzonudos
porque a Zapata le tiran tres.

Corrido de Marciano Silva

Sin comentarios

Horas tan tristes que a mi corazón lastiman.
Por la noticia tan atroz que recibí.
De un fiel amigo persona de alta estima
Marciano Silva que ha dejado de existir.

Su gran musa ha enmudecido para siempre.
No volveremos a encontrarla ya jamás.
A Dios le pido su descanso humildemente.
Y en su gloria inaccesible goce en paz.

Seis de febrero fue la fecha en que murió
el gran Versista y poeta de Morelos,
recuerdos gratos para siempre nos dejó
él como vate fue la honra en nuestro suelo.

No hay quien se acuerde ni mencione ya su nombre,
del paladín de las hazañas de Zapata.
Para el olvido la memoria de los hombres
que en otro tiempo le sirvieron a su patria.

Como poeta fue la honra de Morelos
y luchador de los ideales libertarios.
Como hombre grato le consagro mis recuerdos
y así lo harán los compañeros de mi Estado.

La triste fecha del año cuarenta y cuatro
con letras de oro en mi memoria escrito está.
Sólo recuerdos en el alma hechos muy gratos
del gran versista que en su tumba duerme en paz.

No volveremos a encontrar a don Marciano
por más que ufanos lo busquemos por doquiera,
salió de viaje y tal vez sería de Arcano
el separarse de este mundo de miserias.

Todos sus cantos de renombre los conservo
y los publico con ahínco y voluntad,
porque nacieron de la mente de un cerebro
que fue versista y trovador en realidad.

Ahora resultan trovadores por doquiera
y cantadores afamados de cartel,
y Salomones que prosiguen en sus huellas
soñando grato ese su indigno proceder.

Esos modernos han querido superar
aquellos hombres que estudiaron en colegio,
y al mismo tiempo no han sabido respetar
a las lumbreras que nacieron de talento.

Pero en mi mente para siempre vivirán
aquellos hombres de saber y de elocuencia,
que fueron la honra y supieron respetar
porque pudieron ser la llave de la ciencia.

Nunca jamás olvidará que don Marciano
fue distinguido entre los grandes trovadores.
Mi gratitud que fui por él condecorado
hoy le deploro en mis humildes renglones.

Fui publicista y lo seré mientras yo viva
y sus cantares en mi mente los conservo,
sus dignos versos y aquellas hermosas rimas
como un santuario las consagro como debo.

Tal vez mañana que en el mundo ya no exista
porque la parca traicionera me arrebate,
en grandes páginas su historia quede escrita
por un humilde trovador escaso de arte.

Jamás olvido que fui bastante estimado
y sus afectos siempre a mí consagró,
hoy que no existe mi maestro don Marciano
me encuentro solo como Friano en la ocasión.

Solo he quedado y con tristeza me despido
a esta plegaria aquí le doy su conclusión,
estos renglones los dedico a un fiel amigo
que fue poeta y un grande trovador.

Suplico entienda el auditorio que me escucha
lo que en mis versos he venido a publicar,
soy el autor y mi lugar solo lo ocupan
mis publicistas en el arte de cantar.

Aquí termina ya por fin mi triste historia
sabrán ustedes que no soy un soñador,
solo dedico este recuerdo a la memoria
de un hombre ilustre que en Morelos sucumbió.

Noel Torres – La Estructura

Sin comentarios

Los paquetes venían llenos de dinero
el negocio estaba bien estructurado
Eran tres toneladas de marihuana
Que iban a brincar paya pa el otro lado
El negocio estaba listo
el billete estaba visto
Varios millones iba ver de ganancia
Inteligente el muchacho
El que se encontraba al mando
Un hombre muy efectivo pal trabajo

De Durango  de Chihuahua provenían
Destinados pa los estados gabachos
La conecta allá en el norte estaba buena
Tenía contacto con algunos jamaicos
Había un riesgo de por medio
el efecto era el dinero
Todo el negocio estaba bien controlado
Pasaron dos o tres días por el radio le decían
Su mercancía ya brinco pal otro lado

Por un túnel de nogales la cruzaron
La pusieron en Phoenix Arizona
De Arizona se encargaron sus muchachos
se la llevaron para california
Ahí estaban los morenos con las pacas de dinero
Desaparecieron como pan caliente
Pasaron dos tres semanas  ni una libra quedaba
Por costales le llegaban los billetes

( Así es la estructura.
Vámonos recio plebes)

En Miami, Nueva York también Chicago
Termino la mayor parte de la rama
La otra parte se fue pa las carolinas
algunos se la llevaron para Atlanta
Se les miraba sonriente
Muy satisfecho los clientes
Era merca de muy buena calidad
No hubo ni una sola queja
Estaba fuerte la hierba
Devolada le encargaron mas  mas

La estructura del negocio aquí es muy clara
Ay inversión pero también ay ganancias
Del dueño de la merca poco se supo
No se les informo a los que preguntaban
Dicen que era Sinaloense, Michoacano, Jalisciense
Les reafirmo que el es muy inteligente
Cerebro pa hacer dinero con los clientes extranjeros
Traficando con las colas de borrego

El negocio resulto ser productivo
Muy peligroso pero muy efectivo
El muchacho celebraba con su gente
Todo el plan perfectamente había salido
Se miraba que brindaba con botellas de champaña
Con toda la clica que estaba presente
Ya planeaban otro viaje
Unos días más adelante
No podían desatender aquellos clientes

Corrido de Genovevo de la O

Sin comentarios

Escuche toda la gente que a los combates no entró
el corrido del valiente Genovevo de la O.
Desde los principios de enero de 1911
apareció este guerrero, de cuerpo y alma de bronce.

Nació en un pueblo cercano, llamado Santa María,
le echaron tres pericos los federales un día;
allí lo cogieron preso cuando estaba descuidado
y se les fue a los pelones que le hicieron el mandado …

Desde entonces cada día fue terror de los federales,
porque él muy bien sabía que eran puritos ojales.
Los pelones en venganza de su noble valentía,
con vileza y felonía quemaron Santa María;
pero juró Genovevo vengar a su pobre gente
que sin haber ofendido sufría tan amargamente…

Probó su valor a raya y sus fuertes energías,
en los ataques famosos de la Cima y Tres Marías;
Robles que era tan tirano, una vez dijo en Las Lajas:
A ese hombre le tengo miedo porque me ha causado bajas.
A todos los naranjitas les dio del duro y parejo
y muchos en Cuernavaca estiraron el pellejo…

En cuanto combate entraba el Gral. De la O,
de su valor temerario bastantes pruebas les dio.
A Ojeda le dijo un día: no te he de dejar en calma,
traigo balas y machetes para darte hasta en el alma;
y de veras lo cumplió como se lo había ofrecido
en el alma le dio a ese federal bandido…

Las trincheras del Madroño les causaban miedo tanto,
que los pelones decían: ¡Es el cerro del espanto!;
en el sitio de Cuernavaca que duró 50 días,
el general Genovevo dio más empuje y valentía.

El 12 de agosto, Ojeda quemó armas y municiones,
porque ya se le daban las doce para hacer evacuación.
Con seis mil federales salió el 13 en la mañana,
dejando en el camino los vellones de su lana.

Aunque corrió como liebre lo dejaron como nuevo,
casi en todo el camino lo aniquiló Genovevo.

En cuanto entró triunfador con los. hombres que traía,
todo el pueblo le decía: ¡Que viva el libertador!

Que sepa toda la gente lo que Genovevo ha sido,
y aquí se acaba el corrido de ese general valiente.

Los Chairez – Una tumba en Medallo

Sin comentarios

Toda su vida plato plomo,
puso sus reglas y a su modo,
que me diga el que conmigo esta,
y el que no simplemente no está,
en esto siempre hay que ser avispado,
su madre se lo dijo claro, hay errores que pesan de mas
pero no me arrepiento jamás,
el que no quiso ser amigo, se unió a la lista de enemigos,
un librito y pluma pa’ apuntar son mandados que hay que liquidar,

cada quien mira por los suyos, yo por mi gente pelíe a puños y un impero en Colombia forme
gracias a vueltas que corone.
Cuando pasaba en caravana, seguido a napoles llegaba
un avioneta como señal, fue mi hacienda guarida y hogar,
se dicen cosas de aquel hombre y en la historia quedo su nombre,
el oro blanco así se escribió, fue el padrino, el patrón y el señor,

el tiempo se estaba agotando, y un día después de su cumpleaños,
un día 2 de diciembre cayo, gran sorpresa la muerte llego,
hay una tumba haya en medallo,
la fecha y nombre bien grabados cada cuento tiene su final y asi mismo el de pablo escobar.

Página anterior